Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Días perdidos: crónica de un suicidio

Por Angélica Meza Nació en una familia disfuncional, pobre, con poca empatía y nulos elementos emocionales. Sufrió desde pequeña, se acostumbró a sufrir y a la recompensa del “pobrecita” como muestras de cariño y solidaridad. Sus carencias efectivas la hacen creer ver amor en donde no lo hay y no tiene idea de lo que significa amarse a sí misma.

Entradas más recientes

Mi error

Mi espacio, mis recuerdos...

Llueve

El ABC para escribir un blog profesional

Día 248: La primera vez…

Día 143: ¡Vamos por un café!

Día 51: Los pinches nervios

Día 36: Sueños salvajes

Día 32: Los fracasos

Día 25: Sentir