Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

¿Dónde estas?

Docto en honores, era capaz de engañarse solo, enaltecer en su escala y a fuerza de hábito ser feliz abrazando un yugo. Automatizado desde la madrugada sin presente alternativo. Su estado neutral y simple era evidente aún en la distancia. Quien, dentro de su entusiasmo por encontrar un amo, no considero ser itinerante, un amor disfrazado, soluble, sonámbulo, traslucido y sentenciado.

Entradas más recientes

Días perdidos: crónica de un suicidio

Mi error

Mi espacio, mis recuerdos...

Llueve

El ABC para escribir un blog profesional

Día 248: La primera vez…

Día 143: ¡Vamos por un café!

Día 51: Los pinches nervios

Día 36: Sueños salvajes

Día 32: Los fracasos