domingo, 3 de agosto de 2014

Y tú, ¿también eres un arco iris?

Hay grillos nocturnos que cantan mientras se aman, y en el éxtasis, el cuerpo se les vuelve arco iris. Ese abandono por el que explotan las venas para supurar y descansar la cabeza de las ideas. Soltar a borbotones con rabia exacta y sin interrupción, las cargas. Indefensa eres sólo una turista que desaparece.
Publicar un comentario en la entrada