viernes, 30 de julio de 2010

Pasando lista


Lo creí estrella. Estático punto nocturno desperdigado en el manto cual estela de fuego. Lo apresé en una efigie de goce cuyo reflejo helaba mi cuerpo. Ese fue mi error, creerlo perfecto. Fue un sólido pensar que no me dejo ver más allá. Una voz turbia que cuando me llamaba por mi nombre me hacia abandonar mi propia lucha, quererle amar en exclusiva.
Publicar un comentario en la entrada