Está soy yo


¡Estoy feliz! Descubrí que pude contar historias sin llorar cuando las recuerdo, y verlas como parte del proceso necesario para construir la mujer que soy ahora. Cuándo me preguntan como surgió Amigos contesto, fui madre y me salto gran parte de la historia, pero no fue así de simple. Les cuento.


Desde que me casé ambicioné ser madre, estaba completamente lista. Obsesionada con el control, en mi mente tenia definido mi futuro desde adolescente de toda mi vida, la maternidad era parte del plan, pero pasaron casi 5 años antes de que lo logrará. Para ese tiempo, creí que mis sólidos planes jamás se realizarían, y bueno, buscando un descanso mental, llegó.

Me había inscrito a la maestría. Siempre he sido lista, me admitieron y conseguí dos becas para mis estudios, del CONACYT y del IIJ, trabajada en la academia, era feliz entra los libros, las discusiones de sentencias y mis clases, ya había presentado mi tema de tesis e iniciaba con la recopilación de biografía cuando me enteré que por fin esperaba la llegada de mi hija.

Cuando en la facultad se enteraron, la Coordinación de Maestrías me pidió mi renuncia a la beca y al programa, pues necesitaban alumnos de tiempo completo y yo no estaría en condiciones para cumplir compromisos, al tiempo que me cuestionaba, pero ¿por qué te embarazas? Me negué y seguí con mi plan, diciendo, lo voy a lograr.

Cuando tuve 6 meses de gestación, en el IIJ me aclararon que se suspendía mi tramite para darme mi base, aún cuando era un acuerdo de cuerpo colegiado y tenia los meritos necesario para dármelo; pregunté si era por mi embarazo, a lo que el Secretario Académico contestó, ¿esta usted embarazada? Me carcajee, tenía notorios 6 meses.

Al nacer Mayté siguió la presión, compañeras de clases se atrevieron a decir que mis “dieses” eran por la lastima que daba mi panza (sí, estudié con gente sensible) y en mi calidad de becaria de alto rendimiento se me asignaron tareas estúpidas como cuidar la cafetera (es neta), así como la asignación de un “Taller de elaboración de tesis”, cuyo insulto era decirte reglas de ortografía en el grado de maestría. Los ataques directos e indirectos por mi decisión hacía la maternidad crecieron hasta que fui políticamente incorrecta y cuestioné a la autoridad, o al menos aspirar a ello.


Como consecuencia fui boletinada en todas las escuelas de derecho de la UNAM (C.U., Aragón, Acatlán e IIJ) se pidió la terminación de mi contrato y asignaron NP en dos materias. Lloré. Nadie me apoyo en el colegio, nadie me apoyo de mis compañeros, nadie me apoyo en Jurídicas. Cuando Mayté cumplió un año dejé Jurídicas, dejé la docencia, dejé muchos plantes. Caí en depresión. Me enfermé. Me operaron.

Creo que lloré como un año, pero en algún momento me recuperé, no recuerdo la fecha ni la razón, sólo recuerdo que me recuperé. Mayté crecía y yo tenía ganas de enseñarle el mundo, o al menos el mundo que me gustaba para ella. Descubrí que no sólo se discrimina a todas las embarazadas, si no que los niños y las niñas pequeños no son visibilizados a través de actividades para ellos.

Busqué opciones para mi hija y al encontrarlas comencé a compartirlas en mi blog, por correo electrónico, de boca en boca, en el facebook, pero me di cuenta que no era suficiente. En mayo de 2011 se me ocurrió hacerla en forma, aspiraba (aspiro) a imprimirla, para que sean los niños y las niñas quienes elijan entre diferentes opciones. Le llame a mis amigos (si, por eso le puse así), ingenuamente aspiraba que todos mis amigos fueran parte, pero...


Dolorosamente, algunos de los que creí mis mejores amigos desaparecieron, no sin antes decirme cosas tan dolorosas que de verdad, no quiero volverlos a ver (jajaja) No había sido educada para ser empresaria ni directora, creo que la mayor aspiración que tenia el mundo para mi, era ser una buena madre y esposa; yo misma no creía ser suficiente para ejecutar el plan, pero todos mis miedos no fueron tan fuertes como todos mis sueños, y fue así que seguí adelante, sola, con una gran idea cuya titularidad es sólo mía.


Amigos es el otro hijo que no pude tener. El hijo que me ayudo a descubrir y construir la mujer que soy: inmensamente feliz.
Besos
Publicar un comentario

Entradas populares