miércoles, 20 de julio de 2011

Predisposición

Por que el regalo entre tú y yo siempre fue el tiempo: la capacidad de asombro. Ahora, parece que me equivoqué de número de telefónico, y me encontré con un estúpido primate.
Publicar un comentario en la entrada