sábado, 11 de diciembre de 2010

Dudando


Al oído me confinó al desconcierto pues toda mi entereza se deshizo bajo su lengua, en un exceso de accesos y atajos, por los cuales, sospeché al infinito con una posibilidad que taladró mi cabeza: ¿quieres?



Publicar un comentario en la entrada