domingo, 25 de julio de 2010

Días de ocio


Manuel suele decir que me gusta el drama y que sin él, simplemente no se vivir; pero cuando lo dicen más de dos personas pues… es claro que se han confabulado en mi contra; pero esto de los días de lluvia me pone de lo más melosa, melancólica y triste. Porque los días así parecen tan iguales que se borran en la memoria, y eso es tan exasperante. 


Me siento atrapada dentro de la nada haciéndome vieja. En dos meses y tres días será mi cumpleaños, y recientemente descubrí una ligera línea abajo del ojo. ¿Así inician las arrugas? Corrí a preguntar por la mejor crema para el contorno de ojos, después de coincidir con una amiga y ver que su rostro representa una mujer de más de cuarenta. Me horrorice.

Creo que compraré la de colágeno. Aunque Manuel dice que la vendedora tenía más ojeras y arrugas que yo, pues esa supuesta línea sólo esta en mi imaginación, y me ama aunque este potencialmente loca, y a veces, sea una holgazana, pues este frío me tiene atrapada en mi cama tomando café y analizando la paradoja de ser y no ser. Ese paralelismo que luego de acompañarse de forma independiente, finalmente se bifurca de una forma subyacente en sentido contrario. Supongo que esa idea es consecuencia de haber visto “El origen” anoche, y llegar tan conmocionada que retome mis libros de lógica. Me iré a bañar y mañana sólo veré caricaturas.
Los amo.

Besos.
Publicar un comentario en la entrada