viernes, 8 de enero de 2016

Intermedio: Los secretos

Como les conté ayer, de una charla entre mis amigas la nota morbosa fue la vida secreta de nuestras madres, por lo que me quede pensando en lo “dramático” que pueden parecer los secretos. Pero antes de contarles más, debo aclarar que soy una persona sumamente eclética, me gusta fluir y todos los problemas con mi mundo interior se condensan en mi tesis de Maestría. Sí, para que vean lo dañada que estoy, les cuento que hice un estudio sobre el lenguaje a partir de las matemáticas para establecer que no hay un orden estático, clausurado, cerrado y limpio en la conceptualización de las palabras y mucho menos en los términos jurídicos.


Por ello, en mi mente convive la posibilidad de que toda frontera es difusa, incierta e inventada; y las conjugaciones verbales de presente, pasado y futuro sólo son un deslinde para la debida convivencia o una tortura con la marca indeleble y sofocante del antes y el después, cuyo sustento es acercar y retroceder de forma irregular y desnivelada. Así que para mí, no es raro que algún humano quiera instalarse en el momento que más disfrutó en la vida y quiera que sea únicamente suyo.

Sí, aunque Facebook, twitter, Instagram, Linkedin, Google+, Flicker, Pinterest y YouTube están diseñados para compartir nuestra vida en volumen exponencial, habemos humanos que no detallamos nuestras 24 horas aunque tengamos un blog. Hay cosas, momentos, detalles o vivencias que son sólo mías, con su goce y su desdicha. Quizás soy egoísta, pero son sólo míos, donde me sé libre y no me ciño a ningún guion ni finjo ser perfecta. Las fugas, aunque sean mentales son fáciles y hasta necesarias.

Idealizar la perfección hasta en nuestras madres es un gran error. De hecho creo que sus errores no sólo las hacen más humanas sino increíbles de saberse aventureras, de haber amado. Así que si Google reconoce el derecho al olvido, yo pugno por el derecho a los secretos y ninguno de ellos menoscaba el amor y cuidado que tuvo una madre.

Al final es el tiempo, implacable, quien abraza hasta abatir y en una de esas, el espejo retrovisor es el único testigo del 100% de nuestra vida; pero bueno, sigamos trabajando, esperando a que sea lunes y contesten mis llamadas y correos. Sean felices. 

P.D. Te doy permiso de observarme 366 días en mi camino por ser emprendedora. La musicalización del post mientras escribo es la siguiente canción
Publicar un comentario en la entrada