Día 14: Bonita

Admito que por años repudié la frivolidad y la belleza como una máxima para no nublar mi inteligencia. Me declaré una hippie y auspiciada por la maternidad aleje peines, espejos, cosméticos y todo aquello que me pudiera atar a la cultura del consumo, como si mi ego fuera todo terreno y aguantara desplantes sin cesar. ¡No me voy a volver superficial! ¡No seré parte de la simulación! ¡No me voy abreviar a un adorno personal! ¡Los problemas del mundo nacen por nuestro egoísmo y pérdida de tiempo en las cosas importantes! Fueron algunas de mis frases de batalla.


Mis amigas, siempre lindas y sutiles trataban de hacerme ver mi error y hasta mi hija me hizo ver el programa de televisión “No te lo pongas”. Necia, tendría que tocar fondo y darme cuenta que el realismo en alta definición y la hipervelocidad apocalíptica de twitter, te exhibe, más si te dedicas a lo que me dedico.
El año pasado fue mi fondo y la lección aprendida fue muy amplia. No puedes seguir intacta. Sin capacidad de asombro, la vida no tiene chiste.
Ayer tenía dos compromisos, pese a ello, acepte ir a una clase de maquillaje para pieles maduras con Emmanuel Romero y aprendí sobre tratamientos capilares mientras desayunaba. Sí, me trataron súper bien y encima de todo: fue gratis.
El estilista nos dijo que nos daría la biblia y saldríamos a evangelizar. La verdad pensé que exageraba, pero al llegar a casa por la tarde, me di un baño y use los productos de Natura: exfoliante corporal, jabón y acondicionador de Ekos castaña, la manteca hidratante para cabello de Ekos cacau y la crema microexfoliante purificante de chronos.
La verdad me divertí mucho al hacerlo, pero al despertar simplemente no puedo creer lo hermoso que es mi cabello y mi cara. Despertó mi instinto por maquillarme y cual pastilla efervescente estoy practicando la forma de ponerme el rímel (Sí, tiene su chiste y por años lo he hecho mal).
Simplemente: me siento bonita y a gusto en mi propia piel. Tengo ganas de salir aunque hoy no haya nada en la agenda y este haciendo frio. Me tomaré un café mientras leo para preparar algún artículo, pero después de contárselo a Vanessa, me vine a contárselo a ustedes. Pues lo padre de mi diario es descubrir que somos muchas las que vivimos el mismo proceso. Les dejo la foto de mi cabello.
¡La vida es bien bonita!
Sean felices

P.D. Te doy permiso de observarme 366 días en mi camino por ser emprendedora. Va la canción del post. ¡¡Los amo!!


Publicar un comentario

Entradas populares