¿Adictos?

Busquemos excusas, leyes de probabilidad, hasta que por inercia, iniciemos la marcha a una velocidad obscena en un camino de piedras, que el dolor poco a poco se convierte en anestesia y no venden permisos para tomar distancia ni retroceder. 

Envejezcamos al presente sin giros bruscos de guión, para atragantarnos con la tragedia y masticar la ruptura, como un sonámbulo con síndrome de abstinencia que no entiende que el semáforo en verde permite avanzar. 

En el reparto, la gente estúpida no entiende y asume alcanzar cuotas de sinceras y emotivas ganancias, por ignorar. Se cree suicida por no usar el cinturón de seguridad aunque sea un cadáver de dudas en medio de la desilusión.
A mí no me vacunaron contra el virus de la resignación, y el amor es sólo un vicio más.
Publicar un comentario

Entradas populares