Sábado

Me levanto con la idea de una guerra perdida en medio de un ataque de estornudos. El deterioro en la esperanza hace mella en mi salud o mi cuerpo no soporta la sobredosis de realidad: camino sola, muy sola. El silencio de la madrugada me recuerda el exilio por aferrarme a querer cambiar el mundo. Mi soliloquio es un ser imaginario autodestructivo: fabrica y lúbrica una memoria para no hacerla borrosa, pero la persistencia del cotidiano fallar no puede negarse, es la regla y detrás de ella, no hay nada. Entrar en esa constante da la sensación de orfandad, pues las efervecientes migajas son una forma fácil para clasificar y poner nombre a la manera de actuar, tiene efectos caprichosos: hiere, duele.
Publicar un comentario

Entradas populares