Vuela

Vagabundear por tu espalda no merece un racimo de pretextos.
Te perderás el brillo y la complicidad de la curiosidad, pero hasta ahora entiendo que tropecé con un arbusto inmovible que sólo puede rasguñar.
Publicar un comentario

Entradas populares