Te propongo

Nunca dije que este plan sería perfecto o sencillo y no es un concurso de obviedades que se rellene con la inercia de las palabras, en medio de un ataque de soledad; pero si has de estar en mi cabeza, hagamos una fiesta, con suerte no llegaremos a ninguna parte a pesar de las ganas. Es fácil aferrarse a la ficción, porque aunque la factura de un corazón roto nunca podrá saldarse, al menos, ya no estará en números rojos.
Publicar un comentario

Entradas populares