jueves, 3 de marzo de 2011

Engrane


Aguijoneado por tú sonrisa confundida con la mía, te asustas.
Hirviendo te encorvas y avaro, distraes. Dejas de mirarme.
¿Soy una pieza suelta de tu engrane?
Publicar un comentario en la entrada