Moronitas


Hace días que tengo nauseas y mucha hambre, por lo vomitivo de los amores enfermizos con placebos y autoengaños, y la ansiedad de haber sido parte de. Me controlo recordando y comiendo una que otra galleta. Las fugas entre nosotros siempre fueron tan fáciles, que volver la vista y encontrarte lejos es una rutina, pero el mantener el entusiasmo: la novedad.

Me gustaba tanto tu rostro atento y saber que nos quedamos sin conversaciones reales con cara de hartos, cuando nos devorábamos con los ojos, los oídos y los labios, con un rayo de luz desde la ventana en días pegajosos: es utópico.

Este año me hiciste inmune con cada una de tus contestaciones hirientes e idiotas. Nunca me impresioné con tus aires de grandeza ni con tu plata, menos con tu "éxito social"; era un amor loco sin afán de notoriedad, agotador, curioso, exhaustivo, inestable, callejero, renuente, sinsentido pero real, muy real.

Haber sentido tanto y ahora ser sólo una que otra moronita en el suelo es tan extraño, como hacer el pensamiento claro enmedio de la oscuridad.
1 comentario

Entradas populares